La ansiedad por separación canina


La Ansiedad por Separación Canina es uno de los problemas de comportamiento más frecuentes y consiste en un trastorno o reacción de ansiedad que manifiesta el perro cuando es separado de su propietario.

Por esta razón todos aquellos animales que han sufrido alguna vez un abandono, que han sido víctimas o sometidos a traumas de índole emocional o incluso han sido expuestos a situaciones de aislamiento social durante los primeros meses de vida, son animales que presentan un alto riesgo de sufrir este trastorno.

Para saber si nuestra mascota o futura mascota sufre ansiedad por separación es necesario evaluar su conducta cuando se encuentra solo, para esto en muchas ocasiones es útil realizar una grabación que nos permita observar que hace el perro cuando no estamos en casa.

Los signos pueden ser muy variables y consisten en vocalizaciones excesivas (ladrido y aullidos) que incluso pueden afectar las cuerdas vocales del animal por la intensidad y duración de los mismos (animales afónicos, con laringitis o traqueítis), destrucciones dirigidas a objetos personales del propietario o zonas de salida de casa como puertas y ventanas (produciendo incluso lesiones en las patas y almohadillas plantares de tanto rascar) y aumento en la frecuencia de orinar y defecar aún estando correctamente educado para hacerlo fuera de casa o en sitios específicos.

También podemos conseguir signos físicos como vómitos, diarreas, estreñimiento, letargia e incluso automutilaciones derivadas del lamido excesivo de ciertas zonas del cuerpo (trastorno conocido enetología como “dermatitis acral por lamido”).

Es fundamental destacar que cualquier combinación de los elementos mencionados anteriormente, se presenten todos a la vez o solo algunos de ellos son típicos en la ansiedad por separación canina, si ocurren en ausencia del propietario o relacionados alrededor de la posible ausencia del mismo.

¿Qué hacer si nuestra mascota sufre de ansiedad por separación?

Lo primero que debemos hacer es una visita al veterinario para que a través de una revisión exhaustiva, descarte cualquier problema de salud que pueda estar generando la conducta del animal. Una vez que confirme que el perro está sano debemos buscar la ayuda de un especialista de comportamiento, el cual después de evaluarlo, establecerá una serie de pautas de modificación de conducta orientadas principalmente al propietario, como por ejemplo hacer salidas poco aparatosas, ignorar si demanda atención de forma activa y proporcionarle atención cuando se muestra tranquilo en casa.

No debemos castigar nunca al perro por la conducta realizada en nuestra ausencia y también es importante proporcionar actividades lúdicas en ausencia del propietario por ejemplo dejar comida escondida en juguetes y cuando estemos con él garantizar diariamente una correcta actividad física y mental al perro, de forma que pueda también disfrutar de descanso cuando se encuentre solo.

Todas estas medidas pueden parecer extremas pero son completamente necesarias cuando hay un problema de ansiedad por separación canina y su finalidad es principalmente reducir o eliminar la angustia generada por la separación y disminuir el hiperapego hacia el dueño permitiéndole al perro tolerar las situaciones de separación, en palabras más simples enseñarle al perro que no se sienta mal y solo cuando no este presente el propietario

Conclusión

Dentro de los problemas derivados del abandono y con los que nos afrontamos a diario en refugios, sin duda, la Ansiedad por Separación Canina es uno de los problemas de comportamiento más frecuentes en el perro, trayendo como consecuencia un índice significativo de abandonos y devoluciones. Por esta razón es fundamental informar al futuro propietario o adoptante, de los factores de riesgo y de todas aquellas medidas y hábitos que debe adquirir para evitar o minimizar los factores o situaciones que pueden favorecer el desarrollo de este trastorno.

Recordemos Que todos aquellos animales que sufren de Ansiedad por Separación deben iniciar una terapia de modificación de conducta que finalmente propicie un ambiente favorable garantizando de esta manera una mejora o progreso en la calidad de vida de nuestra mascota, por esto, nuestro mensaje principal es:

*Cuida de tu perro, ámalo incondicionalmente, permite que se desarrolle como un individuo estable psíquicamente, enséñale que no debe tener miedo a quedarse solo, porque siempre volverás, porque NUNCA LO ABANDONARÁS

14 de mayo de 2021